Pai´kam: una forma de origen

Obra: Pai´kam

Por Allure Spinoza – Muestra Crítica 2021

Fotos: Gloria Minauro/Raúl Kigra

Se dice que cada lengua es una ventana para ver el mundo. De acuerdo con el Sistema de Información Cultural de México existen poco más de 29 mil hablantes de o´dam en el país, lengua de la que viene la palabra Pai´kam, título de esta obra, cuyo significado en español es origen. Y es precisamente la representación del origen mitológico de un territorio tepehua lo que nos presenta el autor y director de esta propuesta, Alfredo Payán, miembro de la compañía duranguense Maika Teatro.

La narraturgia estuvo a cargo de Gilberto Lastra y Alfredo Payán, quienes tomaron como base la leyenda de Sahuatoba, iniciador del mundo, y el mito de la montaña de plata: la primera nos cuenta el origen de la humanidad y el segundo el nacimiento del cerro del Mercado y sus yacimientos de hierro. Esta inspiración es evidente y resulta demasiado notoria la división de las dos historias en la narración de los sucesos.

Foto: Raúl Kigra

 

Sin embargo, no se sienten del todo desconectadas, en gran medida, a causa de la coherencia estética en escena. La puesta hace uso de títeres y montajes coreográficos para hacernos participes del recorrido de sus protagonistas. Los títeres diseñados por Edwin Salas representan a los personajes principales de la trama, aunque en ocasiones éstos se entrelazan con la representación a cargo de los mismos actores, quienes también fungen como titiriteros.

La obra es homogénea en cuanto al uso de materiales y colores. Basa su estética en el manejo de canastos y sopladores de palma, que son utilizados para figurar el campo, los animales y el agua. Sin embargo, los títeres de madera, uno de los elementos fundamentales de la puesta, se pierden entre estás tonalidades y en ocasiones resulta complicado distinguir sus formas. En este sentido, fue también desafortunada la elección del Teatro Orientación como espacio para esta obra, ya que los pequeños objetos y sus detalles se perdían en el escenario y no eran visibles para algunos espectadores. Los recursos utilizados para el montaje requerirían para ser apreciados con justicia de un sitio más íntimo.

Foto: Gloria Minauro

La vinculación entre el elemento humano y el trabajo artesanal en la utilería logran cuadros muy bellos, que se potencian con la precisión de los ejecutantes, algo esencial en un montaje fundamentado en la exactitud del trazo y los movimientos coreográficos. No obstante, dada la estética onírica y fantástica que sobresale en la puesta, resulta un tanto inconexo el uso de imágenes realistas en la proyección de escenas históricas y del paisaje del territorio al que se hace referencia.

Aún cuando es un texto completamente narrado, su brevedad y la limpieza de la propuesta escénica y coreográfica, mantienen el interés del público durante toda la función. Pai´kam nos muestra una ventana para ver el mundo, imaginar su origen y reconocer la evolución del territorio Tepehua hasta nuestros días.