Río Ánimas, la historia de amor más grande del mundo

Obra: Río Ánimas

Por Shannen Islas – Muestra Crítica 2021

Fotos: Raúl Kigra/José Jorge Carreón

Con el subtítulo de La historia de amor más grande del mundo, llegó a la edición 41 de la Muestra Nacional de Teatro Río ánimas, del dramaturgo juarense Pilo Galindo, interpretada por el grupo regiomontano Teatro a la Parrilla. Esta obra cuenta a través del formato de la radionovela la historia de amor entre Elida, mujer joven y de carácter, originaria de la Sierra de Chihuahua, y David, un extranjero que casi muere al ser asaltado muy cerca del Río Ánimas, lugar que sufre una devastadora sequía desde hace cinco años.

La propuesta del director Jorge Sánchez, en conjunto con el escenógrafo Alfonso Ríos, brinda una atractiva y sugerente perspectiva a la mirada, con la cual se señalan tres territorios clave en el desarrollo de la obra. Las líneas narrativas son claras, lo que coadyuva a hacer la propuesta no sólo disfrutable sino tremendamente divertida. Los espacios divididos mediante una estructura escenográfica rectangular y movible, colocada en el centro del escenario hacia proscenio, ayudan a reconocer, como un primer lugar en la ficción, a la cabina de Radio Norteña en el extremo izquierdo, donde vemos y escuchamos al narrador proyectando con intensidad corporal y energética la historia a través de la voz. En el centro se encuentra el espacio consagrado para la acción dramática. Es allí donde lo narrado se lleva a cabo, a partir de ejercicios de representación y con ayuda de cambios escenográficos que indican variaciones de tiempo y lugar.

Finalmente reluce el sitio donde ocurre la magia de la sonoridad y los efectos especiales: ahí el ejecutante musical muestra su virtuosismo no para “robar” foco de la escena, sino para proponer a través del tempo-ritmo musical un juego de integración con el trazo de lxs demás actores. Esto ocurre desde su buen trabajo vocal y musical de la emblemática canción La llorona, hasta su destreza técnica al chiflar, soplar y generar ambientes sonoros característicos de la zona norte del país, para los que se vale de distintos medios: se escucha el sonido del viento y, al mismo tiempo, vemos cómo se produce ese efecto con la ayuda de consolas, micrófonos e instrumentos musicales.

“Pa’ que la distancia no sea tanta y el olvido no me toque; pa’ que la ausencia no sea cierta y la soledad no me mate”. Elida, interpretada por la única actriz del elenco, Zeleny Ibarra, pronuncia estas líneas entre sollozos. En ese momento la espectadora puede sentirse identificadx con ella: ¿cómo no hacerlo?, si en algún momento todas hemos sentido ese segundo previo al abandono, al olvido y a la resignación de que algo no pasará o de que alguien no volverá.

RÍO ÁNIMAS. LA HISTORIA DE AMOR MÁS GRANDE DEL MUNDO.
Teatro a la Parrilla. Nuevo León.

El texto de Galindo es poético, sutil, bien cuidado y muy cercano a contextos conocidos en nuestro país. Aunado a eso es necesario reconocer el trabajo actoral. Destaco con particular entusiasmo el desempeño de Esteban Ibarra “El locutor”, así como de Juan Benavides “Inge Rivera”. Ambos con amplia trayectoria, ofrecen frescura, organicidad y una presencia que inundó la sala del Teatro del Bosque Julio Castillo.

La propuesta entreteje diversos temas pertinentes, necesarios de enunciar y denunciar a través del espacio ficcional. La terrible realidad que vive el estado de Chihuahua con la sequía de sus ecosistemas en 48 municipios abre el horizonte de los imaginarios colectivos a que Río Ánimas es a la vez muchos lugares desconocidos en rincones diversos de nuestro país: un pueblo o una pequeña ciudad resquebrajándose, en lejanía no solo geográfica sino en las prioridades indispensables de su región y de una calidad de vida digna para sus habitantes, donde no queda más que aferrarse con esperanza y amor a que un día lloverá, es decir, a que un día la sequía terminará dando paso a un mejor porvenir.

Foto: Raúl Kigra
Foto: Raúl Kigra

Abordé estas líneas desde el entendimiento de que más allá de ser la historia de amor más grande del mundo, la propuesta se convierte, mediante recursos cómicos y lúdicos, en un espacio de denuncia ante los actos de injusticia e irresponsabilidad social, política y ecológica capaces de llevar a una población entera no solo al olvido, sino a la extinción.

La crítica es un espacio que agita y reconfigura nuestra realidad social desde el lenguaje. Se construye en una percepción conjunta. En este sentido no puedo dejar de mencionar que al finalizar la función hubo un gesto abrupto y contundente ejecutado por el actor Gerardo Villarreal hacia Zelenny Ibarra. Cuando ella quiso decir algo, él la silenció públicamente perpetuando la violencia contra las mujeres de teatro dentro y fuera de la escena.

Ni siquiera la historia de amor más grande del mundo se salva de las violencias. La pregunta es: ¿Qué más necesitamos para que existan acciones contundentes que nos garanticen espacios seguros? No podemos permitir la normalización de comportamientos violentos: es prioridad sentirnos a salvo, libres, fuertes y acompañadas dentro y fuera de la escena.