Un navegante de oficina

Obra: El mar de papel

Por Dalia López Cortés – Muestra Crítica 2021

Fotos: José Jorge Carreón

Foto en portada: José Jorge Carreón

El mar de papel de Colectivo Cactus, dirigida por Sixto Castro Santillán con asistencia de Samanta Millán y escrita por Luis Aldama, es una propuesta escénica que aborda el tema de la búsqueda de los ideales, los sueños propios, en oposición a la necesidad del individuo de pertenecer a un campo laboral que no le satisface y lo obliga a cumplir expectativas ajenas. El personaje, interpretado por Luis Vegas, lleva al espectador a conocer su inconformidad con el hecho de tener que abandonar su anhelo de ser navegante, cambiar la aventura de un barco por una camisa y una corbata, atender llamadas y cumplir con un horario de oficina. Obligado a la renuncia de su vocación por la incapacidad para decirle no a su padre, vive obsesionado con matar a su jefe. Esta propuesta merecería un desarrollo de mayor complejidad.

El tema de la obra, en especial entre un público joven, puede conseguir la atención con facilidad, ya que el hartazgo laboral es una realidad para muchos. Si embargo, a una escala de mayor amplitud, para millones de personas un tema de actualidad también lo es y con urgencia la falta de oportunidades para ganarse la vida.

Foto: José Jorge Carreón

El argumento es planteado desde la primera escena, cuando el padre envía al personaje a trabajar a una oficina en contra de su voluntad. En adelante esa temática no se desarrolla, no se abre a matices, no amplía sus interrogantes. Lo que sigue es repetir con distintas formulaciones lo propuesto desde un principio. La obra pretende formular metáforas profundas con respecto al tema, pero no lo logra.

La iluminación de Alejandra Escobedo alterna el ambiente realista con un juego de azules y rojos para acompañar los textos del personaje. La construcción escenográfica ilustra el argumento con un conjunto austero de muebles y objetos: una mesa de escritorio larga, una silla y cajas que representan la típica oficina.

Foto: José Jorge Carreón

El actor, con una interesante presencia escénica y desaprovechado por la dirección, transforma la mesa de escritorio y las cajas de cartón en un barco. De igual manera se consiguen imágenes que hacen referencia al agua, con ayuda de una maquina de burbujas y un barquito de papel.

La dirección apuesta por la expresividad corporal y gestual propias del clown, para lo que se contó  con la asesoría de Aziz Gual. En el trabajo físico del actor logra momentos de comicidad. No obstante, el uso  del clown como  técnica predominante acaba convirtiendo al texto en un estorbo. Lo que se quiere decir bien podría entenderse sin palabras, solo con el lenguaje corporal y simbólico propuesto en la obra.

El actor utiliza un micrófono con diadema, elemento que lejos de integrarse como apoyo, estorba y no consigue dar nitidez a la voz hasta hasta la última fila del teatro. Un momento en particular desafortunado fue al principio de la función, cuando  el micrófono se atoró con la camisa  del actor, quien no supo cómo darle un giro de tuerca a este accidente técnico.

Foto: José Jorge Carreón

La propuesta musical de Arturo Heredia, con la batería interpretada desde el escenario pareció un acierto en un principio, pero sólo se usará en un par de ocasiones y de una manera disonante con la narrativa. Lo anterior es en particular notorio cuando el actor habla mientras realiza movimientos corporales abruptos, a los que se suma el estruendo de la batería que hace imposible entender lo que está diciendo.

Por otro lado, la selección de música grabada es efectiva, ya que se utiliza cuando el actor realiza coreografías que remiten a Singing in the rain de Nick Lucas, lo que me pareció disfrutable.

En suma, las imágenes generadas con el trabajo del actor y el uso de objetos son los puntos más fuertes de la obra. El montaje resulta un proyecto prometedor a nivel visual, actoral y temático, pero requiere una mayor complejidad en el planteamiento dramatúrgico, darle la vuelta al cliché y ajustar detalles técnicos desde la dirección, para que la propuesta pueda obtener un alcance más profundo y pertinente.